Feliz primer aniversario

Esta semana se cumple un año desde que dejé de andar con Estefanía y estoy muy feliz por eso. Sí, en verdad lo celebro. 

Más allá de solamente terminar con ella, todo este proceso ha significado dejar atrás varias actitudes que me hacían daño y que no aportan nada en una relación (en cualquier tipo de relación). No saber poner límites a tiempo, no saber decir no, ser demasiado flexible, ser demasiado confiada...

Me he vuelto más intolerante a comportamientos que denotan manipulación, celos, deshonestidad... y espero que algún día tenga cero tolerancia con todas esas cosas y que al mismo tiempo sea lo suficientemente lista para no poner tantas barreras. 

Creo que a partir de esa determinación han llegado cosas muy buenas a mi vida y muchas otras parece como si se hubieran renovado. Se siente muy bien eliminar toda la paja en donde a veces sentamos las relaciones. 

Desde muy joven me ha gustado relacionarme con las personas hasta el tuétano. Pienso que hay poco tiempo y hay mucho por saber y disfrutar de alguien. Es increíble cuando la gente se quita las máscaras de fortaleza, funcionalidad, éxito... y puede conectar desde las cosas más sencillas hasta el fondo vulnerabilidad. 

Todo este año ha sido realmente una celebración en donde han llegado muchas personas a ofrecerme su oro, así sin más, y a recordarme, después de varios saqueos emocionales, que las vivencias más ricas llegan sólo así, sin querer aparentar ser algo más y sin pedir nada a cambio. 

Comentarios