Instrucciones para decir no

Si llegaste hasta este instructivo significa que te has inmiscuido en un sinnúmero de embrollos innecesarios y situaciones incómodas surgidas de tu inexistente habilidad para decir no.

Para lograr esto, el primer paso en el viaje hacia la negación -en el más positivo de sus sentidos-  consiste en quitar de la maleta toda empatía. Así, con el equipaje más ligero, debes cruzar la frontera hacia la tierra de los malvados y de los descorazonados. Y claro, habrá varios obstáculos en el camino. Tendrás que atravesar el río salvaje de tu propia conciencia y evitar ser presa de las críticas más filosas. Además tendrás que hacerte de una piel a prueba de los climas emocionales más adversos. Confía, vale la pena y con esto ya tenemos casi todos los elementos para cumplir nuestro cometido. 

Por último, debes tomar un poco de aire, entreabrir la boca y sin pestañear, exhalar un tranquilo pero firme no. Puedes complementar con giros horizontales de 180° de hombro a hombro (la amplitud dependerá del impacto deseado). Con esto te aseguras de que no quede ni un espacio para dudas ni interpretaciones ambiguas.

Habiendo seguido estos pasos, ya puedes plantar tu bandera en este nuevo mundo.






Comentarios

  1. Welcome to the dark side (we’ve got cookies :D )

    ResponderEliminar
  2. lo voy a intentar. el giro de cabeza sigue pareciendo too much for me, aún.

    ResponderEliminar
  3. Creo que es una señal haber leído esto hoy. Quizá algún día aprenda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario